¿Recordar o extrañar? Quizás ahí está la clave.

San José de Costa Rica. Noviembre 8, 2021


En esta época de encuentro con los "en vivos" en redes sociales descubrí, sin buscarlo, la respuesta al nudo que llevaba en mi corazón. Durante un año o quizás más me rondaba la idea en mi mente de regresar a vivir a Costa Rica después de 8 años de vivir por fuera, los últimos 5 en Argentina.


Sin dudas la pandemia fue un catalizador de esa idea de regresar que, aunque lejana, con la experiencia del confinamiento, se materializó más pronto de lo que podía imaginar.


En Argentina viví innumerables experiencias en las que aprendí y me deconstruí. Empezando por mi experiencia académica al cursar la maestría en Arteterapia, la experiencia profesional en Greenpeace y la emocionalidad que conlleva el ser activista, y la experiencia personal al conocer y vincularme a personas queridas y amadas en Buenos Aires, que locales o no, vivimos Buenos Aires como un imán que nos atrae a su belleza indomable y a ese caos histérico que la caracteriza.


Es verdad que es “la ciudad de la furia”, esa furia que me despertó y me mantiene viva para seguir experimentando el sentir de la consciencia de la existencia y descubrir la realidad íntima de mi corazón que demuestra que los movimientos se vuelven cada vez más difíciles porque logré reconocer dónde quiero arraigarme. Sin embargo, aún estoy descifrando qué hacer, o más bien, cómo hacer cuando quiero arraigarme en dos países.


Es en medio de la nostalgia y la tristeza de la decisión de salir de un país y la alegría y la emoción de regresar a otro cuando sorpresivamente me vi escuchando un “En Vivo”, de la Asociación Internacional de Sintergética con el Dr. Santiago Rojas (gran compañero de pandemia) en el que compartió: “No debemos extrañar a quien amamos porque si lo amamos, lo sentimos. Si lo sentimos es porque lo reconocemos en nosotros y lo hemos integrado”.


Esto quiere decir para mi que, si Argentina está en mi irá conmigo a donde yo vaya, no la extrañaré con el corazón en dos, la recordaré cada día con mucho amor y con la certeza de que aún está presente y no ha quedado en el pasado. Amo a Argentina y por eso la siento. Si la siento es porque la reconozco en mi y la he integrado en mi ser por la calidad de su gente, por su abrazo apasionado, por ser tan única en su estilo. Hoy escribo con emoción desde Costa Rica porque sé que vendrán experiencias maravillosas y continuaré articulando oportunidades en Argentina. Es mucho lo que está por venir.


Este blog es para las personas más cercanas y amigas que desde la amistad y el vínculo profesional me tendieron una mano para acompañar y guiar mi camino. Me siento profundamente agradecida por el amor y el brillo que cada una de ellas sembró en mí. Puedo decir que nada sería igual sin ellas y que repetiría mis 5 años en Argentina de la misma manera como los viví.






16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo